Puerto Rico me hizo un hechizo

El aroma a café me despierta y el sol resplandeciente me arropa mientras paseo por la casa de abuela Aída. Las ansias me llevan hacia una brisa encantadora que me peina el cabello en la cocina donde me reciben unos ojos verdes.